¿Qué es la impresión bajo demanda?

Con la impresión bajo demanda, tus pedidos se imprimen directamente e inmediatamente después de recibirlos, independientemente de si se trata de 1 o de 10 artículos. Esto es posible porque el proceso de impresión está completamente controlado de forma digital y cada artículo se produce de forma individual.

Como administrador de la tienda, formas parte de nuestro proceso de impresión bajo demanda con cada pedido que realizas: El punto de partida es tu diseño o producto para tu Spreadshop, que se almacena como un archivo digital en los servidores de Spreadshop. Tan pronto como un cliente te encarga algo, comienza el proceso de impresión bajo demanda, que es rentable desde el primer ejemplar. Spreadshop utiliza el proceso de impresión bajo demanda para todos los tipos de impresión.

Spreadshop utiliza las mejores impresoras del mercado en sus procesos de producción. Proporciona así unos resultados de impresión brillantes y productos duraderos que no tienen nada que envidiar a las características de calidad de los procedimientos de impresión tradicionales, como la impresión offset.


Para ti, este proceso de impresión bajo demanda tiene muchas ventajas:

  • Como administrador de la tienda, puedes empezar inmediatamente y de forma gratuita, sin inversiones ni riesgos, a ganar dinero con cada pedido gracias a las comisiones.
  • Una vez que hayas subido tu diseño, podrás ofrecerlo a tus clientes en más de 120 prendas o accesorios.
  • No tienes que preocuparte por el almacenamiento o la logística: Spreadshop imprime, empaqueta y envía directamente a tus clientes.
  • Spreadshop se encarga de todo el servicio de atención al cliente, desde la tramitación del pedido, pasando por el proceso de pago hasta las posibles reclamaciones.
  • Se pueden hacer e imprimir cambios en tus diseños o productos en cualquier momento.

Como autoeditor, podrás sacarle partido a estas ventajas:

  • Con la impresión bajo demanda, puedes probar fácilmente modelos de negocio y diseñar borradores sin riesgo
  • Como ilustrador, artista o dibujante, puedes concentrarte en trabajar en tus diseños y seguir ofreciendo a tu público artículos de merchandising
  • Como influencer en las redes sociales puedes convertir a tus seguidores en clientes sin mucho esfuerzo
  • Puedes dedicarte deliberadamente a pequeños nichos y no tienes que fijarte en el tamaño o el poder adquisitivo de tus fans, algo que se aplica a los gamers, a los amantes de bicis de pión fijo o a los fetichistas del Feng Shui

¿Ha sido útil este artículo?

¿Todavía no has encontrado la respuesta?

Ponte en contacto con nosotros